Te contamos como hacer publicidad efectiva usando un presupuesto ínfimo




No se trata de pagar más sino de usar con inteligencia los recursos de los cuales se dispone:

Usa los espacios desaprovechados: en determinadas horas y días la demanda publicitaria es mucho menor, investiga y veras que colocar avisos, por ejemplo, un miércoles es mucho más económico que hacerlo un lunes o un viernes.

Implementa una guerra de guerrillas: los empresarios con grandes recursos pueden pagar una gran campaña pero tú puedes igualar su impacto con una técnica simple: pequeños avisos que se publiquen en diferentes medios con una frecuencia determinada (tres veces por semana, etc).

Invierte en revistas: no son pocas las revistas de alcance nacional que, al llegar a fin de mes, tienen varios espacios de publicidad sin vender, usa esa circunstancia a tu favor J.

No desprecies los métodos clásicos: la aparición de las redes sociales ha dejado en un segundo plano a los avisos clasificados pero estos son leídos por muchísimas personas diariamente. ¡Aprovéchalos y pronto comenzarás a ver resultados palpables en tus ventas!

Implementa el trueque: determinados medios de comunicación pueden necesitar el producto o servicio que tú ofreces y eso te permitirá hacer un intercambio justo: ellos publicitan tu empresa y tú los ayudas a resolver sus problemas sin invertir ni un centavo.

¡Compartir gastos!: si decides realizar el tradicional volanteo no tienes por qué cargar, tu solo, con todos los costos: habla con tu vecino y ofrécele pagar el costo de la publicidad a medias.

Menos es más: un aviso grande en un diario es llamativo pero si solo aparece una vez a la semana su impacto desaparece rápidamente, por eso es mucho más conveniente reducir el tamaño de la publicidad y que salga con mayor frecuencia. 

Presta atención al mensaje: para vender debes tener un mensaje claro, preciso y orientado al cliente. Si lo que dices es difícil de entender o no conecta con el público habrás perdido tu tiempo y tu dinero, por eso, siempre, ten en cuenta tres elementos fundamentales: a) el público al que quieres conquistar; b) el producto que estás vendiendo; c) la manera más simple de decir lo que quieres en pocas palabras.

¡Patrocina!: seguramente hay multitud de pequeños eventos en tu ciudad que puedes patrocinar por una cantidad muy pequeña de dinero: torneos de fútbol amateur, reuniones de ex deportistas, etc.

Se creativo: es imposible competir con las grandes empresas pero se puede disputarle una parte de su mercado usando con inteligencia los recursos de los que se dispone. Busca siempre crear publicidades efectivas con un enfoque poco tradicional, que haga que te presten la atención que mereces. (Según cuenta la leyenda, el fundador de la revista Penthouse no podía competir directamente con la publicidad que sacaba Playboy entonces pagó un solo aviso, en primera página, del diario más importante de Estados Unidos, con un mensaje muy claro: “Salimos a cazar conejos” J).

Comentarios