Mejora exponencialmente tus campañas de marketing con estos trucos simples y efectivos



Explica lo que haces en una sola frase.

Vivimos en una época donde no hay tiempo para nada, por ese motivo, debes aprender a sintetizar los productos y servicios que ofreces en una sola frase atractiva. Si lo consigues, verás multiplicarse rápidamente tus ventas J.

Se distinto.
       
Existen miles de opciones en cada rubro, por ese motivo, sea cual sea tu negocio, concéntrate en potenciar todos aquellos aspectos que te hacen diferente a la competencia: por ejemplo, si vendes computadoras, ofrece un servicio de reparación inmediata o un número de teléfono al que las personas puedan llamar en cualquier momento del día o de la noche para resolver sus dudas y consultas.

Recuerda: lo importante es que la publicidad esté centrada en ese detalle que te permite sobresalir de la competencia y hacer que destaques claramente.

Quien mejor entendió el concepto fue Steve Jobs, de Apple, quien sintetizó toda la filosofía de su compañía en una frase: “pensamos diferente”.

Escoge el mejor canal publicitario para tu producto.

Prueba las diferentes opciones para hacer publicidad y escoge la que resulte más efectiva para promocionar tu negocio. Lo más importante: ¡no te dejes guiar por los consejos ajenos, estudia personalmente que canal funciona mejor para ti!

Por ejemplo, si ves que tus publicidades en Facebook redundan en un aumento de la cantidad de clientes, concentra tu inversión ahí pero, en caso de que suceda lo contrario (gastas mucho y ganas poco), busca otros recursos: apostar a los banners en Internet o pagar avisos en Google.

Hay mil opciones, ve probando hasta encontrar la que más se adapte a tus necesidades.

Se específico.

En una época dominada por las redes sociales, donde las personas viven pegadas a sus celulares, menos es más, por ese motivo, asegúrate que todas tus publicidades sean lo más breves posibles, de esa manera, llegarás a más personas y evitaras entrar en la horrible categoría de spam.

Dale dinamismo y alegría a tus textos.

Si cuentas con un blog donde, periódicamente, compartes información sobre tu empresa, no lo llenes de aburridos artículos cantando loas a los productos y servicios que ofrece.

Recuerda: siempre debes ofrecer un plus que atraiga a los lectores, y ese plus consiste en una combinación de humor y consejos prácticos.

Por ejemplo, si vendes muebles antiguos, puedes publicar un artículo con el título “Quítale años de encima a tu vieja cama sin gastar un centavo” donde, mientras compartes tips, puede hablar de los productos que tienen en venta (sillas antiguas, cómodos sofás, etc.).
               
Demuestra tu conocimiento.

Continuando con lo que decíamos en el texto anterior, ten en cuenta que tener un blog es una forma eficiente, barata y muy efectiva de fortalecer los vínculos con tus clientes, tanto reales como potenciales, por ese motivo, aprovecha ese espacio virtual para mostrar todo lo que sabes del negocio en el cual trabajas: al mostrarte como un experto, las personas acudirán a ti cuando necesiten comprar un producto o adquirir un servicio, después de todo, llevas mucho tiempo dándole consejos completamente gratis J.

Suma contactos.

Además de contar con un blog para tu empresa, no olvides abrir cuentas en Twitter, Facebook, Instagram y Youtuber. ¿Por qué? Simple: porque todas estas redes sociales interactúan entre sí y tú puedes usarlas para promocionar tu trabajo.

Por ejemplo, escribes un artículo sobre la mejor manera de realizar un viaje por el mundo de mochilero en tu blog y luego lo compartes en tus cuentas de Facebook e Instagram, subiendo fotos del mismo a Twitter y grabando un video promocional en Youtube.

Con todo ese material, interconectado entre sí, generas un gran ruido mediático que se traduce en más visitantes para tu negocio.

Comentarios