Cómo aprovechar Facebook para obtener la mejor publicidad posible



No debes gastar mucho, sino usar las innumerables ventajas que ofrece esta popular red social a tu favor, por ejemplo:

Crea una atractiva página para tu compañía: existe una INMENSA diferencia entre crear una página para tu negocio y el típico perfil personal que todo el mundo posee donde habla de sí mismo y de sus aficiones y hobbies; las páginas cuentan con herramientas especiales que te permitirán llegar a más personas y lograr mejores resultados en menor cantidad de tiempo.

Llama la atención desde el comienzo: la foto que elijas para la portada de tu página será fundamental porque será esa imagen la encargada de atraer a las personas hacía los servicios y productos que tienes para ofrecerle. Por ese motivo, ten en cuenta que:

1)   La foto debe ser atractiva.
2)   De buena calidad.
3)   Sugerente.

Crea una identidad propia: para tu foto de perfil escoge una imagen que los usuarios puedan reconocer rápidamente; toma como ejemplo a grandes marcas como Adidas, Apple o Microsoft cuyos iconos no necesitan explicación: con solo verlos, está todo dicho.

Se educado con tus clientes: si respondes de manera eficiente y con rapidez a los usuarios que te envíen consultas a través de tu página en Facebook obtendrás un importante reconocimiento de esta red social llamado “nivel de respuesta alto a los mensajes” que te permitirá destacar sobre la competencia. (Los clientes de cualquier parte del mundo escogen empresas que escuchan sus pedidos).

Recuérdale al público tus fechas importantes: “Hitos”, de Facebook, te permitirá remarcar todos aquellos hechos importantes para tu empresa, por ejemplo, haber logrado superar tal o cual nivel de ventas en un periodo determinado o ganado un reconocimiento importante a nivel local o internacional.

Involucra a los usuarios: Facebook permite agregar un botón de “call-to-action” (llamado a la acción) en la parte superior de tu página motivando al usuario a trabar contacto personal contigo. Existen varias opciones prediseñadas que puedes escoger, incluyendo clásicos que nunca pasan de moda como  “Registrarte”, “Comprar” y “Contactarnos”.

Da importancia al BUEN CONTENIDO: importa más la calidad que la cantidad: si publicas continuamente textos sin atractivo, que pueden resumirse en “Compre esto” y “Compre aquello” solo conseguirás espantar a las personas; lo que debes hacer es generar contenido de calidad, es decir, notas que la gente quiera leer. Por ejemplo, si vendes computadoras, puedes subir explicaciones técnicas simples pero efectivas (“reconfigure su modem”, “chequee cuanta memoria tiene realmente su notebook”, etc.), de esta manera, las personas querrán volver a visitar tu página para ver que tienes para ofrecerle. Si tu único interés es vender, los clientes, tanto reales como potenciales, se irán marchando porque no tienes nada para atraerlos.

Finalmente, tal vez lo más importante de todo: escoge el horario más adecuado para hacer tus publicaciones. Al igual que sucede en la televisión, existen determinados momentos del día en los cuales se concentra muchas personas en las redes sociales, precisamente allí es donde debes intentar llegar con tus contenidos más atractivos.

Históricamente, el mejor horario para publicar es el sábado y el domingo, cerca del mediodía, pero siempre debes tener en cuenta el público al que quieres conquistar: no es lo mismo un adolescente que un hombre casado y con hijos que tiene un montón de responsabilidades y, con toda seguridad, se levantará mucho más temprano.

Comentarios