¡Aplica el revolucionario Inbound marketing para sumar nuevos clientes y recuperar los perdidos!




Estudios recientes demuestran que 8 de cada 10 personas usan, por lo menos, una red social (Instagram, Twitter, Facebook o Linkedin), lo que significa que existe un nicho comercial inmenso que puedes aprovechar para potenciar exponencialmente tus ventas; la manera más simple, rápida y económica de conquistar a estos cibernautas es usando Inbound Marketing, el enfoque publicitario más moderno y eficiente de la actualidad.

¿Cómo hacerlo? Simple, aplicando estos cuatro pasos:

1) Llama la atención.

Freddie Mercury, fundador y líder de la emblemática banda inglesa Queen, entendió mejor que nadie este concepto al decir: “más importante que hacer un buen disco es saber venderlo”.

Lo mismo sucede con tu negocio: debes atraer clientes para que compren los productos y servicios que vendes, por ese motivo, es fundamental generar contenido valioso en Internet que te permita crear una relación personal y cercana con cada cibernauta que te visite.

Si comercializas computadoras ofrece consejos gratuitos sobre que modelos nuevos han salido al mercado y cuáles son las ventajas de cada uno, usando situaciones de la vida cotidiana para que todo el mundo entienda claramente de qué estás hablando.

Por ejemplo, puedes decir: “Esta computadora es excelente para programar mientras que este modelo permite navegar más rápidamente y su calidad de imágenes es ideal para los amantes de la fotografía”.

2) Obtén la información que necesitas.

Tras incrementar el número de visitas a tu página web debes seducirlos para que te brinden información personal que luego usarás para armar una base de datos; para lograrlo, asegúrate de colocar, en lugares fácilmente identificables, formularios donde las personas puedan dejar su nombre, correo electrónico, dirección, teléfono, etc. 

La manera más fácil de agilizar este proceso (y evitar suspicacias) es ofrecer algo a cambio, por ejemplo, descuentos, promociones o premios especiales. 

 3) Conviértelos en tus clientes.

Este es el paso más importante: hacer que las personas que te dejaron sus datos se conviertan en consumidores de los productos o servicios que comercializas.

¿Cómo lograrlo? Simple: con una campaña de correo electrónico (también conocida como email marketing) en la cual, usando la información obtenida, le enviarás a cada contacto mensajes con el fin de convencerlo de las ventajas de comprarte a ti y no a la competencia. 

El proceso es sencillo: si es un adolescente visitó tu portal y preguntó por computadoras esa es la información que debes enviarle, con detalles de los modelos que recibirás y los descuentos que puede conseguir por comprar en tal o cual fecha; si es una mujer amante de los libros, lo indicado es enviarle, mensualmente, noticias con las novedades sobre novelas o ensayos que han salido al mercado, etc.

Fundamental: recuerda que los mails deben ser lo más cortos posibles, con un ritmo ágil, que permita leerlos rápidamente, generando curiosidad e interés. Incluye siempre al final tu número de teléfono, email y un link a tu página web.

4) ¡No te olvides de ellos luego de cerrar un trato!      

El Inbound Marketing no finaliza cuando el visitante se convirtió en cliente regular porque eso significaría perder una inmensa oportunidad de generar nuevos negocios.

Recuerda: un cliente contento es la mejor publicidad posible para tu comercio, por ese motivo, asegúrate de difundir cada buena opinión que los compradores dejan sobre ti, compartiendo en las redes sociales los agradecimientos y comentarios que te hacen :).

Comentarios